Oficinas Administrativas: Tel: 805-428-6203 | Dirección: Solo Para Ti Radio P.O Box # 27 Simi Valley , California USA 93062 | Dirección de Correo: info@soloparatiradio.com

Un Documental Desenmascara Las Mentiras de la Comida Light

Bookmark and Share

Periodista ingresó al complejo mundo de los alimentos y productos para bajar de peso en EE.UU.

    EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

(EFE / Edición www.soloparatiradio.com).- Después de 30 años dando noticias sobre el incremento de la obesidad en EE.UU., la presentadora de televisión Katie Couric decidió dar un paso más en su lucha por la buena alimentación y produjo el revelador documental “Fed Up” (¨Hartos¨), sobre las mentiras que se esconden bajo la etiqueta de light.

Apoyada por la productora Laurie David, responsable de “An Inconvenient Truth”, el documental ganador del Óscar que produjo un ex-vicepresidente norteamericano, y en la sagaz dirección e investigación de Stephanie Soechtig, Couric quiso derribar varios mitos alimentarios y dejar de culpar a la gula o la vagancia del ciudadano.

Eso era lo más importante. No estamos señalando a la gente, diciendo ‘qué vergüenza’ o ‘es tu culpa porque no eres disciplinado’. Estamos señalando el engaño de que, aun cuando creemos estar haciendo lo correcto por alimentarnos bien, no lo estamos haciendo“, explicó en una entrevista con EFE la presentadora de la cadena ABC, quien también ha trabajado para CBS y NBC.

Según Laurie David, “hay muchos mitos sobre el comer sano y las dietas. Uno va al supermercado y ve productos que rezan ‘natural‘, ‘bueno para la salud‘, con ‘fibra‘. Y todo eso está lleno de azúcares. La gente sabe que un donut o un helado tienen azúcar, pero no son conscientes de que también hay mucha azúcar en algunos aliños de ensalada, por ejemplo“, asegura.

A causa de la obsesión por reducir la grasa -entre 1980 y el 2000, los gimnasios se multiplicaron por dos en Estados Unidos- las empresas de alimentos potenciaron la presencia de azúcares añadidos en sus productos, de manera que hoy en día un 80 % los contienen, sin que haya una ley que obligue a explicar en qué cantidad.

Fed Up“, que fue presentada en el Festival de Sundance y ya está en las carteleras estadounidenses, comienza a estudiar la evolución de la obesidad y la diabetes desde que en 1981 el presidente Ronald Reagan redujo en US$1.460 millones el presupuesto para la alimentación en las escuelas, abriendo la puerta a convenios con cadenas de comida rápida como McDonald’s o Pizza Hut en los comedores escolares.

Add Redimido Joshua Chavez Smaller

ANUNCIO

Así, los casos de diabetes juvenil pasaron de cero a 57.938 entre 1980 y el 2010, algo que afecta especialmente a la comunidad latina, en la que estas empresas se han centrado, produciendo casi el doble de anuncios sobre sodas en español que en inglés. Es por ello que “Fed Upserá estrenado en español con la voz de Kuno Becker.

Couric, a pesar de haber dado información de actualidad para millones de espectadores durante tres décadas, se dio cuenta realizando este documental de que ella tampoco estaba bien informada.

Muchas cosas fueron muy sorprendentes para mí. No era consciente de lo poderosos que eran los ‘lobbies’ de la industria alimentaria, capaz no solo de esquivar leyes, sino de influir en la redacción de las mismas. O de la presencia de las grandes marcas en nuestros comedores escolares“, explica.

Tampoco sabía que la industria del azúcar detuvo las campañas de concientización o que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos tiene tantos conflictos de intereses“, añade, con el dato en la mano de que desde 1995,  el gobierno ha dado más de US$8.000 millones en subvenciones a la industria de los edulcorantes.

Fed Up” es el escalofriante retrato de una sociedad que se está envenenando poco a poco, que en dos décadas tendrá al 95 % de sus habitantes con sobrepeso y que ha elevado el número de muertes por obesidad por encima de los índices de las muertes por inanición.

Pero, sobre todo, incide en una industria que domina incluso los mensajes de la Casa Blanca, al señalar cómo la primera dama Michelle Obama cambió su campaña de nutrición por la de hacer ejercicio (“Let’s Move”) por no entrar en conflicto con las marcas.

mentiras de la comida light solo para ti radioAsí, mientras la Organización Mundial de la Salud afirma que no más del 10 % de las calorías que se consumen a diario deben proceder de los azúcares, las autoridades sanitarias estadounidenses elevan ese porcentaje hasta el 25 % y se prevé que en el 2050 uno de cada tres estadounidenses sea diabético.

A pesar de la alarma empresarial e institucional que enciende “Fed Up“, también llama al ciudadano a buscar la alternativa y preocuparse por su propia salud de una manera más informada.

LEE TAMBIEN…

- Azúcar, Una Dulce Tentación y Una Amarga Realidad

- ¿Por Qué Cuando Tenemos Un Antojo Elegimos Comidas Poco Saludables?

- Los Siete Alimentos Que No Deberían Estar En Su Despensa

Banner Brasil 2014 solo para ti radio

Los Siete Alimentos Que No Deberían Estar En Su Despensa

Bookmark and Share

    EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

(BBC Mundo / Edición www.soloparatiradio.com).- Un anuncio de la Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) asegurando que las grasas trans ya no serán consideradas seguras generó grandes titulares en los medios de comunicación y, para muchos, la sensación de que la medida solucionará muchos de los problemas de salud de los estadounidenses, como la obesidad.

Sin embargo, el entusiasmo desmedido de algunos deberá ser redimensionado, porque más allá de las grasas trans otros peligros permanecen escondidos en los alimentos.

La realidad es que desde hace años se han estado tomado medidas para reducir el consumo de grasas trans. Desde 1999 se propuso que los fabricantes indicaran el contenido de grasas trans en las etiquetas y en 2006 esta norma entró en vigor.

Como resultado, “desde 2005 los fabricantes de comida han reducido voluntariamente las cantidades de grasas trans en sus productos alimenticios en más de 73%“, según se asegura en un comunicado de la Asociación de Productores de Alimentos (GMA, por sus siglas en inglés).

La misma FDA reveló que el consumo de grasas trans entre los estadounidenses se redujo de 4.6g por día en 2003 a alrededor de 1g por día en 2012. Y que sólo el 12% de los alimentos empaquetados contienen un aceite parcialmente hidrógenado.

No obstante, hay algunos alimentos que aún contienen grasas trans y que -en caso de que se apruebe la nueva disposición- sus fabricantes deberán modificar la forma que los producen. Algo que potencialmente, podría aumentar sus costos.

“Va a ser un proceso más complicado para el fabricante, pues usaban algo que antes era bien barato y accesible“, explica a BBC Mundo el médico internista, Jorge Loredo, especialista en medicina barbárica.

LA LISTA

En la lista de los alimentos “señalados” están:

1. Galletas saladas, dulces, pasteles congelados y otros alimentos horneados

Estos productos generalmente contienen grasas trans -a las que se le agregan átomos de hidrógeno para hacerlo sólido- con la intención de hacerlas más ligeras y menos “aceitosas”. Sin embargo, los expertos aseguran que no son absolutamente necesarios.

No sería necesario sustituirlas, ya que las grasas ‘buenas’ juegan el mismo papel. Sólo que son más caras, cuando menos para la industria de los alimentos, pero tienen menos riesgos y son más saludables“, explica a BBC Mundo, el químico en alimentos Fidel Belmares.

2. Palomitas de maíz para el microondas

Las grasas trans o sólidas se utilizan en estos productos a efectos de su conservación. Para sustituirlos, los médicos sugieren recurrir a la manera tradicional de preparación (con aceite líquido en casa).

Mientras más líquida la grasa, menos manipulada, más natural. El aceite de oliva se puede usar y no es un trans“, explica Loredo.

3. Pizzas y productos congelados

Algunos productos congelados contienen grasas trans para prolongar su duración en el mercado. Los expertos sugieren iniciar la práctica de comprar los productos frescos y congelarlos en casa.

En caso contrario, Loredo asegura que ya existen alimentos congelados que no las contienen. ”Hay compañías que venden papas fritas o snacks que ponen en su empaque que no han usado ningún tipo de trans en el alimento“, explica.

4. Mantecas vegetales y margarinas en barra

Cambiar el aceite vegetal líquido en sólido requiere un cambio químico. Por ello, se recomienda que los consumidores usen

mantequilla en lugar de margarina porque, según explica Loredo, aunque de origen animal es mejor metabolizada por el cuerpo.LA Proofreading and Tutoring Company

La margarina y otros tipos de grasa sólida definitivamente no se deben usar. Se puede sustituir con aceite de oliva“, dice.

5. Cremas para café

A pesar de que también existen versiones de este producto sin grasa trans, los médicos insisten en que se pueden usar sustitutos menos dañinos. “Se puede cambiar por leche natural, descremada o leche de soya“, dice Loredo.

6. Productos de masa refrigerada (bollos y rollos de canela)

En estos productos, el uso de las grasas trans tiene dos usos principales -la conservación y la suavidad de la masa, por ello, se cree que los fabricantes podrían utilizar otros tipos de aceite (canola, maiz, etc) en su producción, aún a pesar de que representaría una modificación en los costos.

Sin embargo, algunos expertos creen que hay un nuevo peligro: el que los fabricantes busquen nuevos aditivos -no necesariamente más seguros- que prolongen la vida de los productos en refrigeración de forma parecida a como lo hacen las grasas trans.

7. Glaseados listos para usar

Los glaseados “listos para usar” son utilizados usualmente en repostería y contienen grasas trans que los mantienen sólidos y estables por más tiempo a temperatura ambiente.

A pesar de que las empresas están buscando sustitutos que mantengan la consistencia, numerosos expertos aseguran que la mejor opción es hacer el glaseado en casa “desde cero” -utilizando azúcar, mantequilla, leche y vainilla naturales.

OTROS PELIGROS

Gracias a las etiquetas en vigor desde 2006, es posible saber la cantidad de grasas trans que contienen los alimentos empaquetados.

Sin embargo, los científicos piden estar atentos a los productos en los que las grasas trans no están especificadas, como los que se venden a granel, la pastelería y las papas fritas en los restaurantes.

A menos que no estés en la cocina no se puede saber. Lo que se tiene que hacer es elegir las opciones menos fritas y más naturales del menú. Evitar la margarina y pedir aceite de oliva para el pan”, recomienda Loredo.

Sin embargo, los expertos insisten en advertir que la solución al problema de salud y obesidad de la población no radica sólo en el veto.

Habría que hacer modificaciones importantes en los hábitos de consumo -como leer las etiquetas, no reutilizar los aceites y medir las cantidades.

escucha ahora aquí desde donde estés presiona aquí

Lo que se requiere es modificar los hábitos alimenticios, pues si hay un exceso de consumo de alimentos, las otras biomoléculas -como los carbohidratos y las proteínas- se convierten en grasas y pueden ser peores que las trans”, explica Belmares.

Si la alimentación es moderada, sí es una buena iniciativa. Pero si siguen los excesos, de muy poco servirá“, asegura. “Si se consumen más alimentos de los que se requieren, la consecuencia es mala salud y mala calidad de vida“.

Las Galletas Oreo Son Tan Adictivas Como La Cocaína, Según Estudio

Bookmark and Share

Las galletas que más consumen los estadounidenses, las Oreo, son tan adictivas como la cocaína, al menos en ratas, sostiene un estudio.

    EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

(Servicios Combinados / Edición www.soloparatiradio.com).- Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Connecticut, Estados Unidos, el consumo de estas galletas de chocolate con relleno cremoso activan más neuronas en el “centro del placer” del cerebro que la adictiva droga.

Y los experimentos mostraron que, igual que lo hacen los seres humanos, las ratas comienzan devorando el relleno de la galleta.

La investigación, como explica el autor del estudio, el profesor de psicología y neurociencia conductual, Joseph Schroeder, fue diseñada para para analizar la potencial adicción de los alimentos altos en grasas y azúcares.

Y lo que se encontró, dice, fue que “las ratas formaron una asociación igualmente fuerte entre los efectos placenteros de comer Oreos y un ambiente específico, igual que lo hicieron con la cocaína y la morfina y un ambiente específico“.

Nuestro estudio apoya la teoría de que los alimentos altos en grasas y azúcares estimulan el cerebro de la misma forma que las drogas“, explica el investigador.

Esto podría explicar por qué algunas personas no pueden resistir este alimento a pesar de que saben que es malo para su salud“.

Schroeder agrega que el verdadero peligro para la salud es que, a diferencia de las drogas, las galletas ricas en grasa y azúcar están disponibles al público.

EPDEMIA DE OBESIDAD

El estudio surgió porque los investigadores estaban interesados en analizar cómo la prevalencia de los alimentos altos en grasas y azúcares en los estratos sociales de bajos ingresos contribuía a la epidemia de obesidad en el país.

Elegimos las galletas Oreo no sólo porque son las favoritas de los estadounidenses -y también son muy sabrosas para las ratas-, sino también porque los productos que contienen altas cantidades de grasa y azúcar están agresivamente promocionados hacia las comunidades de los menores niveles socioeconómicos“, afirma Jamie Honohan, otro de los autores del estudio.

Para probar los niveles de adicción de estos compuestos los investigadores decidieron analizar las galletas Oreos y con éstas medir la asociación entre “la droga” (la galleta) y ¨el ambiente¨ (el nivel socioeconómico).

Para medirlo utilizaron un laberinto en el que colocaron, de un lado Oreos y del otro una torta de arroz (un bocadillo bajo en grasas y azúcares). Y dejaron que las ratas hambrientas eligieran hacia dónde dirigirse en el laberinto y midieron el tiempo que pasaban con cada alimento.

Igual que los humanos, las ratas no sentían mucho placer al comer estas tortas de arroz“, dice el profesor Schroeder.

PELIGROSAS

Y sorprendió a los investigadores la forma como las ratas comían la galleta. “Las abrían y se comían el relleno primero“, explica Honohan.

Posteriormente, las ratas recibieron una inyección de cocaína o morfina de un lado del laberinto, o una inyección de solución salina del otro lado.

Los resultados, dicen los investigadores, mostraron que “las ratas que habían quedado condicionadas a comer Oreos pasaron tanto tiempo en el lado del laberinto donde estaba la galleta, como las ratas condicionadas a la inyección de la morfina o la cocaína¨.

Para medir la adicción hicieron un análisis de la actividad neuronal en el nucleus accumbens, el llamado centro de placer del cerebro. ”Las prueba básicamente nos indica cuántas neuronas se activan en una región específica del cerebro, como respuesta a la droga o a las Oreos“, dice el profesor Schroeder.

Los resultados, agrega, mostraron que las Oreos activaban “significativamente más neuronas que la cocaína o morfina“. ”Esto confirma nuestros resultados conductuales y apoya la hipótesis de que los alimentos altos en grasas y azúcares son adictivos“, expresa el investigador.

escucha ahora aquí desde donde estés presiona aquí

Y lo más problemático, agrega, “es que estos alimentos altos en grasas y azúcares pueden ser incluso más peligrosos (que las drogas) debido a su enorme disponibilidad y accesibilidad“.

El estudio será presentado el próximo mes en la conferencia anual de la Sociedad de Neurociencia en San Diego, California. La empresa productora de las galletas no ha hecho comentarios al respecto.

CONTENIDO RELACIONADO

- Ser Obeso de Niño Implicaría Más Riesgos de lo Que Se Pensaba

- Seis Claves Para Lograr Que Tus Hijos Se Alimenten De Forma Más Saludable

¿Es Malo Comer Tarde Por La Noche?

Bookmark and Share

(Internet / Edición www.soloparatiradio.com).- Es habitual escuchar que comer después de las 8 o 10 de la noche no es conveniente, porque favorece la acumulación de grasas durante el descanso nocturno y engorda. Entonces, siempre se ha creído que realizar la última comida del día muy tarde, no es bueno para la salud.

Sin embargo, el mundo de la alimentación esta rodeado de mitos y éste podría ser uno más. Por eso, analizaremos esta hipótesis para responder a la pregunta ¿es malo comer tarde por la noche?

Para descifrar la verdadera respuesta nos remontaremos al mecanismo que provoca un aumento de peso corporal y genera una mayor acumulación de grasas. En sencillas palabras, para engordar se requiere de un balance calórico positivo durante varios días de nuestras vidas, es decir, debemos consumir más calorías que las que gastamos.

Por otro lado, si bien durante la noche el organismo disminuye su ritmo, el horario de la última comida del día no determinará un aumento de peso, sino que más bien importan el balance calórico y la composición nutricional.

Además, comer tarde por la noche no siempre indica un mal descanso nocturno, ya que puedo cenar a las 23 horas del día y recién ir a dormir cerca de las 3 de la mañana del día siguiente. O bien, la cantidad es razonable y la calidad de la comida es buena, por ello, la digestión no entorpece el sueño.

Entonces, comer muy tarde a la noche no es causa de un aumento de peso, no engorda ni perjudica la salud. Por supuesto, si durante todo el día, incluyendo la comida realizada tarde por la noche, nuestra dieta se basa en grasas, azúcares e hidratos refinados, es probable que las calorías excedan el gasto calórico y finalmente, no sólo aumentaremos de peso por el equilibrio de energía positivo, sino que perjudicaremos la salud como consecuencia de la mala calidad de la alimentación.

Concluyendo, si cuidamos la composición nutricional de lo que ingerimos y las porciones, el horario en el cual comamos no es determinante de un aumento de peso. Es decir, el mito de que “comer después de las 8 de la noche no es saludable” acaba de ser desterrado.

Noticias Relacionadas Pulsa Aqui Para Leer

¿Almuerzas En 10 Minutos? Razones Por Las Que Hacerlo Es “Una Barbaridad”

Bookmark and Share

 

¿Cuántas veces, motivado por el hambre, ha terminado alguna comida en escasos minutos? Comer rápido es un hábito adquirido, relacionado a las personas ansiosas y que condiciona a comer en exceso y a ganar peso.

(Internet / Edición www.soloparatiradio.com).- No tenemos tiempo ni para comer. Invertimos tantas horas en el trabajo, en las obligaciones de la vida cotidiana o en la atención de los hijos que, a veces, renunciamos a algo básico: la hora de la comida. En muchos casos, este tiempo se reduce solo a diez minutos. “Una barbaridad”, según afirma el doctor Antonio Villarino, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA). El especialista explica así por qué las prisas son malas a la hora de tomar los alimentos.

Asimismo ¿Cuántas veces, motivado por el hambre, ha terminado alguna comida en escasos minutos? Para el nutricionista consultado, comer rápido es un hábito adquirido, relacionado a las personas ansiosas y que condiciona a comer en exceso y a ganar peso.

Y es que, señala el especialista, el estómago fabrica la grelina, conocida como hormona del hambre. Esta hace que nuestro cerebro envíe una señal de hambre y, por ende, la necesidad de comer. “Muchas veces asumimos esa necesidad con ansiedad. Ello nos lleva a comer rápido y cuando nos damos cuenta, no solo estamos llenos, sino que hemos comido demasiado”.

Además de la grelina, la presencia de ácido clorhídrico en el estómago también otorga la sensación de hambre en el cerebro. “Con solo pensar en los alimentos secretamos ácido clorhídrico”, precisa Hurtado.

Cuando se come rápido no se da tiempo al cerebro para que frene la sensación de hambre, sostiene el especialista. Y es que la señal de saciedad tarda cerca de 15 minutos en llegar al cerebro; si comemos rápido, podemos seguir comiendo pasado el punto en que estamos satisfechos.

En cambio, si comemos despacio, tendremos el tiempo suficiente para darnos cuenta de que estamos satisfechos y hemos saciado el hambre. “No masticar bien los alimentos puede ocasionar problemas estomacales, incluso dentarios”, precisa.

Recuerde que la digestión comienza en la boca; si mastica bien, el estómago trabajará mejor, pues facilitará su trabajo y reducirá los problemas digestivos.

Una pequeña cantidad de comida bien masticada y digerida asegura mayor fuerza y nutrientes que mucha comida mal digerida, recuerda el nutricionista.

¿QUÉ HACER?

Además de masticar mayor número de veces, es adecuado cortar los alimentos en pequeñas porciones y hacer pausas entre bocado y bocado.

Muchas veces las personas que comen rápido ingieren los alimentos demasiado calientes, por ello procure esperar que la comida se enfríe un poco.

Demórese, al menos, entre 15 a 20 minutos para consumir las comidas principales. Busque el espacio ideal para almorzar o cenar tranquilo. Evite hacer otras cosas a la vez como ver televisión o leer. Deje los utensilios sobre la mesa después de cada bocado y tome agua entre estos.

MASTIQUE BIEN CADA BOCADO

Magdalena Mosqueira, otra nutricionista especializada , señaló que “masticar adecuadamente permite triturar los alimentos, mezclarlos con las enzimas salivales y convertirlos en bolo alimenticio, evitando cuadros de indigestión, dolor estomacal y emisión de gases”.

El sabor, color, olor y textura de los alimentos son informaciones valiosas para el organismo, pues activan determinados órganos de secreción interna. Las papilas gustativas son sensores de información que registran las características nutricionales de cada alimento”, indicó.

Finalmente, dijo que “es conveniente que la comida permanezca en la boca el tiempo necesario; por ejemplo, masticar entre 15 a 20 veces. De esta forma, la sensación de plenitud se alcanzará más rápido”.

RECUERDE POR FAVOR

1. En primer lugar, comer lleva su tiempo, hacerlo rápidamente es contraproducente. “La comida es un acto que requiere tiempo. El alimento tiene que masticarse bien para llevarlo triturado al interior del estómago. Cuando llega allí, las enzimas lo atacan, y si lo hacen deprisa y corriendo, no trabajan bien, están incómodas”, explica el experto.

2. La rapidez produce molestias gástricas. “El proceso de ingestión-digestión-absorción debe realizarse de forma pausada y ordenada. Si alteramos el ritmo de ingesta, tendremos problemas estomacales”, afirma.

3. Dejamos pasar mucho tiempo entre comida y comida. “Cuando por fin podemos comer, tenemos unos niveles glucémicos tan bajos y tanta hambre que nos comeríamos lo que fuese”, explica el especialista. Este además considera que los horarios laborales obligan, a veces, a retrasar la comida hasta después de la hora habitual. Esto además produciría que a la hora de la hora nos provoquen alimentos más engordantes y con un mayor contenido calórico. El tomarse tiempo para comer nos ayudará a evitar el sobrepeso

4. Alimentarnos no es un placer, es una obligación. ”Si no cambiamos este concepto, no aprenderemos la importancia de ingerir con calma y disfrutar de las comidas”, menciona la especialista.

Una dieta equilibrada y variada y tiempo suficiente para poder disfrutarla y asimilarla mejorará nuestra nutrición.

Noticia Relacionada

¿Quieres Evitar El Sobrepeso? Sigue Estas Recomendaciones

Ser Obeso de Niño Implicaría Más Riesgos de lo Que Se Pensaba

Bookmark and Share

Los pequeños con este mal podrían tener un 40% más de posibilidad de sufrir una enfermedad cardíaca que los que tienen un peso normal, según un estudio.

(Internet / Edición www.soloparatiradio.com).- La obesidad puede acarrear serios problemas de salud y estos no solo afectan a los adultos, sino también a los más pequeños. Sin embargo, los riegos que enfrentarían los niños que sufren este mal serían bastante más graves de lo que se creía, según un reciente estudio realizado por la Universidad de Oxford.

Los expertos demostraron que los niños y adolescentes obesos presentan varios factores de riesgo, incluyendo presión arterial alta, engrosamiento del músculo cardíaco y un nivel de azúcar en la sangre y colesterol elevados, en comparación con niños de peso normal.

Además de progresar en la edad adulta, estos factores de riesgo producirán que estos niños tengan un 40% más de probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular o una enfermedad cardíaca, indicó también el estudio, publicado en una revista especializada.

También se encontró que los niveles de insulina en ayunas y la resistencia a la misma (marcadores conocidos para la diabetes) eran significativamente mayores en los niños obesos, aunque no en los que tenían sobrepeso.

Para la investigación, los expertos analizaron los resultados de 63 estudios que involucraron a más de 49.00 niños, entre los 5 y los 15 años de edad, provenientes de 23 países diferentes.

Conoce Los Peligros de Comer Frente a la Computadora

Bookmark and Share

Un estudio señaló que los alimentos se vuelven nocivos al estar cerca de una PC y causan severas enfermedades. También se pueden desarrollar infecciones, alergias y sobrepeso.

(Internet / Edición www.soloparatiradio.com) .- Comer frente a la computadora es más peligroso de lo que pensamos. En principio porque el escritorio de trabajo es considerado uno de los ambientes más contaminados que existen. Solo nuestro teclado, mouse y mesa contienen 400 veces más bacterias que un baño.

Adicional a ello una reciente investigación desarrollada por la Universidad de la Ecología Humana, en Ucrania, indicó que “el campo electromagnético de la computadora destruye la estructura molecular del agua y la comida, haciéndolos nocivos para nuestra salud”.

Los científicos colocaron frente a una computadora una serie de alimentos y luego los analizaron. Los resultados arrojaron que la estructura molecular de los alimentos se ve afectada de manera negativa y eso tiene consecuencias en nuestro organismo, informó nuestra fuente consultada.

Esto hace que los alimentos pierdan propiedades y muchas veces generen trastornos y enfermedades en el organismo. “Los efectos negativos de los alimentos pueden desarrollar a largo plazo trastornos como la enfermedad de Alzheimer o Parkinson”.

MÁS DAÑOS

Eso no es todo. Como se han informado diferentes oportunidades comer frente al escritorio puede generar sobrepeso. Los estudios indican que la alimentación es una actividad que debe concentrar todos nuestros sentidos. Si estamos atentos a otras cosas no mediremos las cantidades de alimentos y a la postre comeremos más.

En referencia a la contaminación y las bacterias presentes en nuestro ambiente de trabajo. Estas pueden causar descompensaciones, enfermedades o malestares estomacales. Por ello,es recomendable desinfectar el lugar antes de poner nuestra comida sobre el escritorio y nuestras manos antes de empezar a comer.

NOTA IMPORTANTE

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna… en esto pensad” (Filipenses 4:8Filipenses 4:8
Spanish: Biblia Reina Valera - revisión de 1995 - RVR95

En esto pensad 8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.l

WP-Bible plugin
)


Contra La Obesidad: Dinamarca Creó El Impuesto a Las Comidas Grasosas

Bookmark and Share

El gobierno danés incrementó en un 20% el precio de los insumos que sirven para preparar comida chatarra

(Copenhague / AP / Edición Solo Para Ti Radio).- Dinamarca implementó un “impuesto a grasas” sobre productos como mantequilla y aceite, como forma de combatir hábitos alimentarios poco saludables.

El país escandinavo introdujo el impuesto el sábado, de 16 coronas (2,9 dólares) por kilogramo de grasas saturadas en un producto.

Ole Linnet Juul, director alimentario de la Confederación e Industrias de Dinamarca, dijo que el impuesto aumentará el precio de una hamburguesa por aproximadamente 15 centavos, y el de un paquete de mantequilla en alrededor de 40 centavos.

PARA MEJORAR LA VIDA

El impuesto fue aprobado por el parlamento en marzo, como parte de medidas para ayudar a incrementar la expectativa de vida de los daneses.

Dinamarca, al igual que otros países europeos, tiene ya impuestos sobre azúcar, chocolates y bebidas gaseosas, pero Linnet Juul dice que piensa que el país es el primero en el mundo en gravar grasas.

En septiembre, Hungría implementó un nuevo impuesto conocido ahora popularmente como la ley de la hamburguesa, aunque solamente tiene impuestos sobre sodas, repostería, refrigerios salados y saborizantes artificiales.

El gobierno conservador saliente planeó el impuesto sobre grasas como parte de su objetivo de aumentar la expectativa de vida de los daneses -actualmente por debajo del promedio de la OCDE de 79 años- por tres años en la próxima década.

Impuestos más altos sobre azúcar, grasas y tabaco son un paso importante para elevar la expectativa de vida en Dinamarca”, dijo el ministro de salud Jakob Axel Nielsen cuando presentó la idea en el 2009, porque “las grasas saturadas pueden causar enfermedades cardiovasculares y cáncer”.

¿Crees que una medida de este tipo debería aplicarse en tu país?

Loading ... Loading ...


¿Quieres Evitar El Sobrepeso? Sigue Estas Recomendaciones

Bookmark and Share

(Reuters / Edición www.soloparatiradio.com).- Basta con algunos malos hábitos, como mirar televisión, comer papas fritas, tomar un refresco azucarado en el almuerzo o quedarse despierto, para colaborar con un aumento de peso sostenido con los años, informaron investigadores de Estados Unidos.

Mientras que la mayoría de los estudios sobre dietas se centran en los cambios necesarios para ayudar a las personas obesas a perder peso, la investigación de un equipo de Harvard mostró que pequeñas modificaciones en la alimentación y el estilo de vida pueden tener un gran impacto en la salud.

El estudio se concentró en opciones de estilo de vida -alimentos, actividad física, hábitos de sueño- que lenta y paulatinamente influyen en el peso.

Los investigadores destacaron que la calidad de las opciones alimenticias y no solo las calorías, son claves para mantener un peso saludable.

Estas pequeñas opciones suman”, dijo el doctor Dariush Mozaffarian, de la Escuela de Salud Pública de Harvard y del Brigham and Women’s Hospital, cuyo estudio fue publicado en el “New England Journal of Medicine”.

Dado que el aumento de peso es tan gradual y ocurre durante muchos años, ha sido difícil para los científicos y las personas en sí comprender los factores específicos que serían responsables”, añadió Mozaffarian, que dirigió el estudio.

ESTUDIO

Para llegar a este resultado, el equipo analizó datos de 120.877 hombres y mujeres estadounidenses que participaron de tres estudios amplios de profesionales médicos, los cuales rastrearon los cambios en los factores de estilo de vida y peso cada cuatro años, por un período de dos décadas.

Todos los participantes tenían peso normal y eran saludables al momento de iniciarse la investigación. Con el tiempo, aumentaron un promedio de 1,59 kilogramos durante cada período de cuatro años, con un incremento total promedio de 7,6 kg al final de los 20 años de estudio.

Los alimentos que más contribuyeron al aumento de peso en cada período de cuatro años fueron las papas fritas (0,76 kg), las papas (0,58 kg), las bebidas azucaradas (0,45 kg), las carnes rojas no procesadas (0,43 kg) y las carnes procesadas (0,42 kg).

Más de un tercio de los adultos y casi el 17% de los niños de Estados Unidos son obesos, lo que aumenta sus probabilidades de desarrollar problemas de salud como la diabetes tipo 2 (la más común), enfermedades cardíacas, hipertensión, enfermedad de hígado graso y algunos cánceres.

Las enfermedades relacionadas con la obesidad representan casi el 10% del gasto médico estadounidense, o unos 147.000 millones de dólares anuales.

COMIDA “MALA”

Mozaffarian dijo que comprender las formas de evitar que las personas engorden sería una política más efectiva que hacer que bajen de peso una vez que se vuelven obesas.

Quienes perdieron o mantuvieron su peso en el tiempo durante el estudio solían comer muy pocos alimentos procesados. “Frutas, vegetales, granos integrales y frutos secos: si uno aumenta su ingesta, perderá peso, presumiblemente porque está reemplazando otros alimentos en la dieta”, explicó Mozaffarian.

El estudio contradice la idea de que todos los alimentos son buenos si se consumen con moderación. “La idea de que no hay comidas “buenas” o “malas” es un mito que debe derribarse”, dijo Frank Hu, de Harvard, que trabajó en la investigación.

Mozaffarian indicó que las distintas comidas tienen diferentes efectos sobre el cuerpo. “Uno no puede decir simplemente que una caloría es una caloría. Eso no satisface los deseos de saciedad, los niveles de glucosa, los niveles de insulina en sangre y otras respuestas biológicas en el cuerpo”, añadió.

En el estudio, los cambios alimentarios parecieron tener el mayor impacto sobre el aumento de peso con el tiempo, pero otros cambios en el estilo de vida también ayudaron. Por ejemplo, mirar una hora de televisión por día sumó 0,14 kg durante un período de cuatro años.

El sueño también jugó un papel clave. Las personas que dormían entre seis y ocho horas eran menos proclives a aumentar de peso durante el período de estudio. Pero quienes dormían menos de seis horas o más de ocho, solían engordar. Y cuando las personas aumentaban su actividad física, solían aumentar menos de peso durante el período estudiado.

¿Por Qué Cuando Tenemos Un Antojo Elegimos Comidas Poco Saludables?

Bookmark and Share

(Internet / Edición www.soloparatiradio.com).- Para muchas personas los antojos están ligados a una hamburguesa con papas, un milkshake o un “cakede chocolate. Alimentos, todos ellos, carentes de un alto valor nutritivo y que, por el contrario, tienen la fama de poco saludables.Se dice siempre que los antojos reflejan las necesidades de nuestro organismo, es decir, lo que nuestro cuerpo requiere. Algo que no es del todo cierto.

Para explicar este fenómeno un grupo de expertos realizó un estudio en donde se da respuesta a esos “gustitos” que muchas veces no son la mejor elección.soloparatiradio comida no saludable

Nutricionistas, psiquiatras y expertos en ciencias del comportamiento de la Universidad de Leed en Inglaterra se cuestionaban: si en verdad nuestro organismo es tan sabio, por qué sentimos la necesidad de comer algunos alimentos excedidos en grasa, colesterol o azúcar, que a la postre nos harán engordar o padecer de alguna enfermedad. En fin ¿Por qué cuando tenemos un antojo, lo último que elegimos son verduras, menestras y comidas saludables?Los especialistas atribuyen este fenómeno a factores psicológicos tales como tensión y la infelicidad y (a veces) a una necesidad genuina de ciertos alimentos”, señala la web del diario Daily Mail.Andrew Hill, jefe de la unidad de investigación de esta universidad, señala que los antojos van más allá del hambre. “Cuando una persona tiene hambre come cualquier cosas, incluso alimentos que no son de su agrado”.Por el contrario, “los antojos son una abrumadora sensación de deseo de un determinado producto”. Al parecer todo estaría en el cerebro.

LA COMIDA “CHATARRA

La Dopamina es una hormona y un neurotransmisor implicado en el aprendizaje y la concentración. “Cuando vemos o aprendemos algo nuevo se libera del cerebro”, dice Hill. En segundo lugar están los opiáceos que nos dan la sensación de placer. “La combinación de estos dos factores hacen que comamos determinados productos y los volvamos a comer otra vez”.

Desde el punto de vista evolutivo, los antojos de comida chatarra (grasas y azúcar) están ligados a la prehistoria cuando los opiáceos del cerebro y la dopamina reaccionó en beneficio de los alimentos altos en calorías como mecanismo de supervivencia”, señala el estudio.

Estamos programados para disfrutar de grasas y sustancias azucaradas, y nuestros cerebros nos dicen que ellos las necesitan. Hoy en día, todavía tenemos las mismas reacciones a pesar de que existe una necesidad nutricional menor. Es decir lo hacemos por el simple hecho del sabor”.

EL ESTADO DE ÁNIMO Y EL CHOCOLATE

Otro factor en el deseo por los alimentos azucarados o grasos es el estrés. “El cuerpo produce una hormona llamada cortisol en respuesta al estrés,” explicó Leigh Gibson, especialista de comportamiento humano.

Sus funciones principales son aumentar el azúcar en la sangre para ser utilizado como energía porServicios Generales Para Todos las células del cuerpo, reforzar el sistema inmunológico y también bloquear la liberación del leptina e insulina, aumentando el hambre”, acotó

Ana Raymond, de la Asociación Dietética Británica, sostuvo que los antojos “son una necesidad psicológica de alimentos altos en grasas y azúcar pero que deben, por supuesto, formar solamente una parte pequeña de nuestra alimentación diaria”.

“El 50% de los antojos están relacionados con el chocolate, dulces o galletas”, señala Hill.

  • RSS
  • Newsletter
  • Twitter
  • Buzz
  • Facebook
  • LinkedIn
  • FriendConnect
  • YouTube