¿Hay Escasez De Alimentos En El Mundo?

Por Esly Felipe Aliaga Mujica **

Se dice que es falso que en el mundo campee el hambre por falta de alimentos. Se dice que la comida sobra, que lo que ocurre es que hay exceso en algunos puntos del planeta y escasez en otros. No existe, se continúa afirmando, tal cosa como una escasez mundial de alimentos. Aunque parte de esto es cierto, pues es exactamente debido a una mala distribución entre las gentes de los países del mundo por diferentes motivos que estaremos demostrando, que si es cierto que hay hambre en el planeta, pero no porque falten alimentos o porque ya no es posible producirnos de la tierra – pues el Creador se ha preocupado personalmente para que esto no pase – (Salmos 65:9-13), sino que debido a una sabida cultura de ambición, egoísmo y falta de amor que imperan en las esferas de los que se les ha confiado autoridad en los países del mundo…y claro otros motivos más que mencionaremos superficialmente.

¿Que es lo que realmente pasa?

Una cultura? Se preguntarán algunos. Pasamos a explicarlo. Es ya un secreto a voces que las familias más afortunadas viven sumergidas en la cultura del derroche. ¿Cuántas veces, por ejemplo, compramos más de lo que consumiremos? ¿Cuántas otras desechamos productos vencidos, olvidados en un rincón del refrigerador por meses, hasta que el mal olor nos avisa que algo se pudre? Y en los países desarrollados la cosa es peor. Datos de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA, por sus siglas en ingles) dan cuenta de que en 2009, los estadounidenses tiraron a la basura 33 millones de toneladas de alimentos. La cifra global de comida que termina en el tacho es de 1,300 millones de toneladas anuales.

Entonces muchos se preguntan ¿qué pasa entonces?. Si se cuenta con alimentos para todos, ¿por qué el año pasado 925 millones de personas1 de cada 7– no accedieron a una adecuada nutrición? Varios factores confluyen, por ejemplo para países en desarrollo (prefiero este término menos ofensivo, a etiquetarlos con “no desarrollados” o del “tercer mundo”) son el mercado y la falta de infraestructura. Los sistemas de distribución locales y globales de alimentos frescos es deficiente. Los pésimos caminos, la falta de transporte y de almacenamiento adecuado y la ausencia de infraestructura de procesamiento en las zonas de producción llevan a la pérdida de una variada gama de frutas, cereales, tubérculos y otros productos alimenticios. Millares de toneladas se pudren en su vano intento de llegar a los mercados. Aunque aquí también entra a tallar otros factores humanos que mencionare más adelante.

Producción de Biocombustibles

No puede soslayarse, además, la especulación de precios por la creciente demanda de productos como maíz, soya y caña de azúcar como materia prima para la producción de biocombustibles. Ahora ¿qué es esto de los biocombustibles?

En años previos se han incrementado en 100% los precios del arroz, maíz, soya y trigo. Esto llevó a que la desnutrición (hambre) creciera de 100 a 1,000 millones de personas. El maíz y la soya se dispararon por la creciente demanda de estos para la producción de estos biocombustibles, pues estos son una alternativa viable al agotamiento ya sensible de energías fósiles, como el gas y el petróleo, donde ya se observa desde hace tiempo el incremento en sus precios.

Es el proceso por el cual se usan productos como arroz, maíz, soya y trigo (biomasa vegetal) en la elaboración de combustibles que benefician la realidad energética mundial con una significativa repercusión en el medio ambiente y en la sociedad . El uso de biocombustibles como fuente de energía renovable puede contribuir a reducir el consumo de combustibles fósiles, como dijimos, responsables de la generación de emisiones de gases efecto invernadero(cambios climáticos que todo el mundo presencia y sufre). Es decir se dejaría de estar produciendo más petróleo y sus derivados que tanto dañan al planeta – como los recientes derrames en los mares del mundo afectando el ecosistema, en su incesable afán por producirlo más y más.

Todo esto afecta de manera colateral la creación de una escasez que ciertamente el Creador nunca deseo para Su creación; pero lamentablemente al igual que otros hechos mundiales, hace que ciertos grupos se enriquezcan con esta situación que pudo evitarse.

¿Quieren ejemplos de lo que afirmamos?

Las guerras, con más de ellas, mucho más venta/compra de armas entre los países en conflicto, los mismos que en vez de atender las demandas sociales de sus pobladores gastan en matarse en vez de amarse (Santiago 4:1-3).

Otro ejemplo más. Las semillas transgénicas, pues estas nada tienen que ver con “el bienestar de la humanidad” y “la elevación de la productividad“ pero sí mucho con los intereses de grandes empresas químico-farmacéuticas que pretenden apropiarse, por esa vía, de todo aquello que nos llevamos a la boca, hasta de una simple y humilde papa de manera natural. Para los que desconocen que son, son semillas alteradas genéticamente que ya no funcionan con agua, solo con químicos abracivos a la salud humana y medioambiental.

Si bien es cierto que en ciertos lugares de hambruna inmanejables (como el África) se podrían utilizar por la situación ambiental y social existentes y desesperantes; más no así en países con una alta biodiversidad que no necesitan de esto. Por ejemplo en el Perú, país de donde es oriunda la papa y existen mas de 2301 de las más de 4000 variedades que existen en Latinoamérica. Así como lo leen. Pero sin embargo los poderosos grupos de poder desean entrar a como de lugar a afectar la salud de las personas, por dinero. ¿Por qué no van al África a ofrecerlas y desarrollarlas si es por bien de la humanidad? por que ahí no les es negocio, pues nadie se las compraría periódicamente, como si lo harían los países que dejarían de promover el normal y natural desarrollo del agro de sus países por “invertir” en semillas alteradas o transgénicas. Saquen Uds. sus conclusiones.

¿Estetica Alimenticia?

Otro hecho que debemos mencionar en el desecho de comida es que entran a tallar, también, las exigencias estéticas de los exportadores y del mercado: millones de toneladas de toda clase de vegetales en perfecto estado se destruyen por la más leve imperfección. Todo tiene que ser bonito para adornar los estantes de los grandes y exigentes supermercados y estar a la altura de las marcas: nada de elotes (choclos) retorcidos, manzanas con protuberancias (huecos), espinacas descoloridas o lentejas más pequeñitas que el resto. Todo eso… ¡a la basura!. Mientras en otros lugares las personas se mueren literalmente de hambre.

Garantizar la seguridad alimentaria pasa por la voluntad política de los gobernantes del planeta. Se requieren ajustes para que los cultivos no se pudran en el camino, para que la comida se distribuya eficientemente, para que los especuladores no la tengan fácil y penar a todos aquellos que para mantener altos los precios –ante la sobreproducción llegan al extremo de verter leche en los ríos o quemar toneladas de pollos, como se ha visto en más de una oportunidad en países latinoamericanos.

Como escribió alguien alguna vez “El desafío que se plantea a toda la humanidad es, desde luego, de orden económico y técnico, pero más que todo de orden ético-espiritual y político. Es una cuestión de solidaridad vivida, de desarrollo auténtico y de progreso material”.

Nada de esto será fácil de revertir por el daño ya causado, los intereses creados y el estado de la problemática de cada región o país en particular, pero si existiera el deseo auténtico y el interes desprendido, de amor y respeto al prójimo, en algo se podría avanzar, Dios nos mira, nos observa y quiere ayudarnos.

NOTA IMPORTANTE

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, del dinero…soberbios, blasfemos,…sin afecto natural, implacables,…aborrecedores de lo bueno…” (2 Timoteo 3:1-3)

“Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero…”(1 Timoteo 6:10)

señales del fin…“y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo” (Lucas 21:11)

** Esly Felipe Aliaga Mujica, Comunicador Social y Economista Peruano, es Director, Columnista y Programador de Solo Para Ti Radio.Para más información puedes escribir a soloparatiradio@gmail.com.

Este artículo puede ser copiado y difundido siempre y cuando se conserven intactos los textos dando crédito al autor. Gracias.


This entry was posted in Para Pensar and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply